lunes, 25 de junio de 2012

En lo alto de la montaña





Cuando sientas que no puedes más,
que tu cuerpo está a punto de estallar
y en tu alma no encuentras paz.

Cuando caigas y no encuentres el
valor para levantarte.

Cuando no veas la salida al final
del túnel, y la oscuridad te aceche.

Sube a lo alto de la montaña y grita,
grita con todas tus fuerzas, escucha
el eco de tu voz y llora, ríe, deshaogate
y después vuelve a casa.


4 comentarios:

Rafael dijo...

Sonrío Pepa y confirmo lo que has dejado en tu poema. Alguna vez lo hice. Quizás ayer mismo y la verdad es que sirve como terapia.
Un abrazo y feliz día.

pepa Perez dijo...

Cierto, una gran terapia. Gracias por tu visita. Abrazos...

MAJECARMU dijo...

Pepa,me gusta esa sabiduría natural,que nos acerca a la esencia de la naturaleza,madre,maestra y sabia para recuperarnos,impulsarnos y transcender el espíritu.
Mi gratitud por compartir y mi abrazo grande,amiga.
M.Jesús

pepa Perez dijo...

Gracias por tus palabras M. Jesús. Lo mejor que se puede hacer es acercarse a la naturaleza, pues es la más sabia. Abrazos...