miércoles, 6 de junio de 2012

En mi estás






Son las seis de la mañana,
yo sigo dormida y enredada en ti.
Tú me observas y piensas,
ojalá en tus sueños también esté yo.
Me despierto entre 
la suavidad de tu cuerpo
terso como la seda, y me susurras 
un "Te amo" que yo
te recompenso con ávidos besos.
Nos liamos entre las sábanas
y al tropezarte con mis labios
sonriendo te digo, soñé contigo.
Tus ojos al escucharlo
despliegan un destello rutilante
y tus abrazos y caricias
se convierten en un rocío de amor,
un amor que me sabe a gloria.
No dejes nunca de besarme.
No dejes nunca de amarme.



4 comentarios:

lichazul dijo...

romance y sensualidad hay en tus versos

un abrazo y feliz semana
gracias por tu huella

TORO SALVAJE dijo...

:)

Que bien.

Besos.

Rafael dijo...

Bonito despertar que tantas veces hemos añorado.
Gracias por invitarme a conocer tu espacio.
Un abrazo.

pepa Perez dijo...

Gracias por vuestras palabras y visitas.
Abrazos...

Poema destacdo

recordando...

Hace un tiempo escribí este poema.  Lo único que deseamos es la paz en el mundo. Ojalá algún día suceda... Tengo sed de justici...

Poemas populares

Abro la puerta

a la esperanza...

como un Ángel

llena de luz

mi vida,

siento su presencia

y no dejaré

que se marche,

ya no...