miércoles, 6 de junio de 2012

En mi estás






Son las seis de la mañana,
yo sigo dormida y enredada en ti.
Tú me observas y piensas,
ojalá en tus sueños también esté yo.
Me despierto entre 
la suavidad de tu cuerpo
terso como la seda, y me susurras 
un "Te amo" que yo
te recompenso con ávidos besos.
Nos liamos entre las sábanas
y al tropezarte con mis labios
sonriendo te digo, soñé contigo.
Tus ojos al escucharlo
despliegan un destello rutilante
y tus abrazos y caricias
se convierten en un rocío de amor,
un amor que me sabe a gloria.
No dejes nunca de besarme.
No dejes nunca de amarme.



4 comentarios:

lichazul dijo...

romance y sensualidad hay en tus versos

un abrazo y feliz semana
gracias por tu huella

TORO SALVAJE dijo...

:)

Que bien.

Besos.

Rafael dijo...

Bonito despertar que tantas veces hemos añorado.
Gracias por invitarme a conocer tu espacio.
Un abrazo.

pepa Perez dijo...

Gracias por vuestras palabras y visitas.
Abrazos...

Poema destacdo

Eterno instante

entre el cuello y el ombligo hay un espacio infinito para que los labios humedeciendo la piel dibujen miles de caminos. Saboreando...

Poemas populares

Abro la puerta

a la esperanza...

como un Ángel

llena de luz

mi vida,

siento su presencia

y no dejaré

que se marche,

ya no...