jueves, 14 de junio de 2012

La pluma mágica




Esta es la historia de un niño llamado Adrián. es un chico listo, aplicado. Le gusta mucho la escuela, sobretodo la asignatura de literatura. Le entusiasma leer, y se está aficionando a escribir. Antes de regresar a casa, todas las tardes se demora un largo rato en la biblioteca, que es su pequeño mundo. Pronto será su cumpleaños, y Adrián no se espera el regalo que tienen sus padres para él. A falta de una noche para el gran día, se acuesta temprano, entusiasmado, hilarante, lleno de felicidad. Suena el despertador, Adrián se levanta de un salto, y, corriendo, llega a la habitación de sus padres. Estos le reciben con besos y abrazos, y le comentan que su regalo está escondido.

Acuciosa y raudamente, se dispone a buscarlo. Recorre todas las habitaciones, una por una, sin éxito alguno. Ya desesperado, entra en el salón, el último sitio que le queda por buscar, y, al mirar hacia la estantería, divisa un objeto con un lustre impecable. Se aproxima tímidamente, y descubre una caja de cristal, en cuyo interior hay una pluma. No se lo puede creer, es la pluma más hermosa que ha visto nunca. Es de un color verde esmeralda, con unas perlas incrustadas, y lo que más le conmueve es una grabación que tiene la tapa con su nombre. Les da las gracias a sus padres, guarda la pluma en la mesa de su habitación y se marcha a la escuela, radiante. Al regresar a casa, saca la pluma meticulosamente, pues no quiere que se rompa.

Adrián no tiene mucha imaginación, pero no desespera. Se dispone a escribir, y, al plasmar la primera letra en la página, siente un escalofrío que entra por sus dedos y le recorre todo el cuerpo. En ese instante, cierra los ojos y su imaginación empieza a volar. Descubre nuevos mundos y personajes insólitos.Se deja llevar por la pluma, y cuando abre los ojos de nuevo, se queda asombrado, estupefacto por lo que acaba de ocurrir. Se siente feliz e ilusionado. Ahora, cada vez que coge la pluma, Adrián se inspira y sus cuentos se enaltecen. Y Aunque Adrián piensa que la pluma es mágica, la verdadera magia está en su interior, en su corazón.

3 comentarios:

Aurelio Cañizares D. dijo...

Deseos de regresar a la niñez y la inocencia, al umbral del sueño, la fantasía, el juego, al comienzo de todos los cuentos, de todos los amores...

pepa Perez dijo...

Si, ojalá pudieramos volver a la niñez, que bonito sería.

PARECE QUE FUE AYER dijo...

El comienzo de tu deseo de escribir, de plasmar y llenar esas hojas en blanco, donde surgen todos y cada uno de tus recuerdos, que luego trasladas a la mirada de quien tiene el privilegio de leerlas,,,,besos.