lunes, 11 de junio de 2012

mañana



Mañana en la alborada
un sol espléndido
me dará la calidez 
que necesito,
y la brisa que acaricie
mi piel traerá un olor
afable, plácido,
inundandome de paz.
El susurro de tu voz
despertará mis sentidos
y tu cuerpo junto al mio
será un abrazo del alma.

Mañana tus besos
degustarán mis labios.

No hay comentarios: