martes, 26 de junio de 2012

Una lágrima






Una lágrima salada, amarga,
resbala por mi mejilla.
Desea escapar del sufrimiento,
sufrimiento y agonía,
que desciende hasta mi pecho
y me impide respirar.
Mi pupila, antes blanca e inmaculada,
se torna roja y turbia,
como sangre derramada por tus besos.
Esta es mi última lágrima,
tras la cual sólo queda
un intenso y profundo vacío.


10 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Oh!!!

:(

Nada de llorar eh?

Venga.
Ánimo.

Besos y kleenex.

pepa Perez dijo...

Gracias toro. Gracias por tus visitas y tus palabras...

MAJECARMU dijo...

Pepa,las lágrimas no son malas,tranquilizan el cuerpo y el alma...A veces la mente nos gasta malas pasadas,nos mete en verdaderos laberintos,que no son reales...Debemos tener calma,esperanza y fé,amiga...Cuando tu mente lo vea todo negro,no la escuches,se equivoca.
Mi gratitud por compartir este bello y sentido poema y mi abrazo inmenso.
FELIZ NOCHE,AMIGA.
M.Jesús

pepa Perez dijo...

Si, a veces es bueno llorar, desahogarte. Gracias por tu visita. Abrazos...

Rafael dijo...

Las lágrimas saladas, a veces, son necesarias, y una buena terapia para "renacer de nuevo", para volver a la vida, para valorar en lo profundo lo que tenemos y aquello por lo que merece la pena luchar.
Un abrazo en la noche.

pepa Perez dijo...

Gracias rrafael. Es cierto lo que dices, es buena terapia. Abrazos

guille dijo...

Yo no soy demasiado amigo de las lagrimas.

Me apunto siempre al equipo de echar unas risas.
Ese que siempre encuentra alguna excusa para hacerlo.

Arriba el animo.

pepa Perez dijo...

Llorar es bueno, pero reir tambien. Gracias por tu visita.

Aurelio Cañizares D. dijo...

Hola Pepa. Estoy fuera de mis dominios, estoy fuera de todo. Vacaciones, lo llaman, desconectar... estoy bien. El sábado, el domingo... no sé muy bien cuando, regreso. Lo siento.

pepa Perez dijo...

Me alegro que estes bien. Descansa.