viernes, 20 de julio de 2012

Encuentros conmigo


La noche se va cerrando
detrás de mi, y con ella
el ultimo rayo de sol
del día.

Transito sobre las calles
desiertas y repletas
de soledad y silencio
con mis pensamientos
de la mano.

La luz de las farolas
apenas dejan exhibirse
a los astros, mas las
pocas que se ven 
me brindan un fulgor único,
exclusivo.

Me gusta a veces tener estos
encuentros necesarios a solas
conmigo.

13 comentarios:

Aurelio Cañizares D. dijo...

Cómo mejoran, amiga mía, tus poemas...

Te felicito.

pepa Perez dijo...

Muchas gracias, amigo mío...

Rafael dijo...

Es bonito ese ejercicio de pasear por la noche, aunque sea con la imaginación y la poesía.
Lindos versos Pepa.
Un abrazo

pepa Perez dijo...

Si, es agradable. Gracias. Abrazos...

Lichazul dijo...

los nocturnos son mi debilidad, ese halo casi místico que se hace entre el silencio y el uno mismo, es todo un mundo a explorar

felicitaciones por tu poema Pepa
abrazo y feliz fin de semana

pepa Perez dijo...

Ya lo creo, Elisa. Gracias por tu visita. Abrazos.

guille dijo...

Absolutamente necesario tener un tiempo propio.

Absolutamente necesario tener un espacio propio.

¿Por qué no la noche y un paseo por la calle?

pepa Perez dijo...

Es agradable y necesario tener tiempo para uno mismo. Gracias por tu visita guille.

TORO SALVAJE dijo...

Que bien se está a solas con uno mismo.
A que si?

Besos.

pepa Perez dijo...

A veces si, toro, es agradable. Aunque la mayor parte del tiempo prefiero estar en compañía, a veces es necesaria la soledad. Besos.

La sonrisa de Hiperión dijo...

La luz de las farolas, ilumina el alma...

Saludos y un abrazo.

pepa Perez dijo...

Que gran verdad, Hiperión. Abrazos...

PARECE QUE FUE AYER dijo...

tu y tu ser interno,,,,besos.

Poema destacdo

Eterno instante

entre el cuello y el ombligo hay un espacio infinito para que los labios humedeciendo la piel dibujen miles de caminos. Saboreando...

Poemas populares

Abro la puerta

a la esperanza...

como un Ángel

llena de luz

mi vida,

siento su presencia

y no dejaré

que se marche,

ya no...