miércoles, 11 de julio de 2012

Masaje



Una vez tumbado en la camilla,
el tiempo desaparece
y la relajación se hace
más intensa desde que
deslizo suavemente
mis dedos por tu espalda.

Roces suaves y lentos
recorren cada músculo
para después ir profundizando.

Siento tu cuerpo tenso, agarrotado,
y mis manos van deshaciendo
los nudos que encuentran
a su paso.

Sientes cómo tu cuerpo
mejora, se alivia con
cada movimiento de mis dedos,
las molestias aminoran, se reducen
y tu mente se despeja.

No hay estres
No hay dolor
sólo paz
que se propaga en tu interior.

Respiras.

Acabo con los mismos roces
que al principio,
y un escalofrío recorre
tu cuerpo rehabilitado.

Abres los ojos paulatinamente
y regresas a este mundo,
renovado.












5 comentarios:

Rafael dijo...

Hermoso masaje que es como un relax solamente con cerrar los ojos y dejarse acariciar por esos dedos...
Un abrazo en la mañana.

pepa Perez dijo...

Es una maravilla recibirlos y darlos. Abrazos.

guille dijo...

Ya que andas con los dedos recorriendo piel...

Por cierto, tengo como una contractura por...

pepa Perez dijo...

Pues guille te tendrás que quedar con la contractura por...

TORO SALVAJE dijo...

Leyéndolo me he relejado.

Gracias.

Besos.

Poema destacdo

Alzheimer

Hace tiempo que ya no vivo en mi casa. Ahora vivo en un lugar bonito pero mi habitacion es fria y solitaria. Los medicos me dicen que es...

Poemas populares

Abro la puerta

a la esperanza...

como un Ángel

llena de luz

mi vida,

siento su presencia

y no dejaré

que se marche,

ya no...