domingo, 15 de julio de 2012

Mírala bien: Mírate bien



Mírala bien
y dime lo que ves.
Acaso un objeto, alguien
en quien mitigar tus penas,
fracasos y aflicciones.
Tu puño en su rostro
ha dibujado un moraton,
y tus palabras hacia ella son
repulsivas y desdeñosas.

No puede salir de casa
la tienes despotizada
y sujeta a ti día y noche.
Y tu lo llamas amor.
Ella lo llama infierno,
un fuego ignescente que
ya no aguanta más.
Ha llegado la hora
de decir basta ya.

Mirate bien
y dime lo que ves.
Un hombre desgastado,
corroído, muerto en vida
Ya no vera mas tus ojos,
no sentirá tu puño y no
te escuchará jamás.
La cárcel ahora
es tu vivienda.
Has ganado la batalla,
ya no hay tormento
que te pueda causar,
estas a salvo.

Ahora eres feliz,
vuelves a sonreír.



No a la violencia de género.

6 comentarios:

Rafael dijo...

La violencia es contraria al amor.
Un abrazo Pepa.

Lichazul dijo...

muy buen trabjo poético sobre esta lacra que desde siempre ha ensombrecido la relación hombre-mujer

cada 25 de noviembre se intenta hacer consciencia a nivel planetario,pero no basta una fecha , ojalá esa fecha no se hubiera instalado, y no tengamos que colgar de las estadísticas más casos por esta aberración de conducta primitiva

un abrazo y gracias por tu huella en la Serie Poemas para el Insomnio

feliz semana

pepa Perez dijo...

Eso es Rafael, la violencia nunca es amor. Abrazos.

pepa Perez dijo...

Cierto, no deberia haber fecha. Ojalá veamos pocas estadisticas de ahora en adelante. Abrazos... Feliz semana.

guille dijo...

Hay quienes confunden querer con poseer.

Hay que acabar con eso.

Siempre que conozcamos un caso; denunciar.

pepa Perez dijo...

Hay que acabar con eso. La violencia no conduce a nada bueno. Gracias por tu visita guille.

Poema destacdo

Alzheimer

Hace tiempo que ya no vivo en mi casa. Ahora vivo en un lugar bonito pero mi habitacion es fria y solitaria. Los medicos me dicen que es...

Poemas populares

Abro la puerta

a la esperanza...

como un Ángel

llena de luz

mi vida,

siento su presencia

y no dejaré

que se marche,

ya no...