domingo, 26 de agosto de 2012

Pasan las horas...


Pasan las horas
y sigo aquí
estática, inmóvil,
esperándote.

Se va congelando
mi alma
aguardando tu llegada,
aunque se que
no vendrás, porque
ya no estas,
ya no eres,
no, vida mía, no,
ya no eres...

Me voy mermando,
evaporando
poco a poco
en esta ausencia tuya,
en esta muerte mía.

27 comentarios:

Anna Soler dijo...

Hermosa entrada!!
Mil besos

Alicia Fernández dijo...

Gracias Anna. Mil besos para ti.

Lichazul dijo...

hermoso poema de desamor Alicia
y es que este sentir es duende maravilloso para la pluma

un abrazo y gracias por tus huellas

Alicia Fernández dijo...

Gracias elisa. Y tan maravilloso. Abrazos.

Verónica C. dijo...

Y esa ausencia nos trae una muerte incierta como velada, Alicia, porque si se va el amor, morimos un tanto en esa marcha.

Hermoso, con su color azul.

Besos

lobo dijo...

Hola Amiga,,la ausencia ese sin sabor tan común en la vida de los enamorados, y ese devenir de la existencia, que nos conduce unas veces a la tan esperada reconciliación, y en otras a la condena del olvido; expresado en tus palabras hecho poema, gracias, besos..

La Soledad dijo...

El vacio de no estar con la persona amada es sin duda muy triste. Besos

Alicia Fernández dijo...

Si se va el amor morimos cada dia un poco. Gracias por tu comentario vero. Besos

Alicia Fernández dijo...

Gracias lobo. La ausencia casi siempre te condena a no vivir. Besos

Alicia Fernández dijo...

Soledad, es triste y doloroso. Gracias por pasar. Besos

Cookyta C.C.N dijo...

que triste es esa espera inútil en la que mueres poco a poco lentamente...
sin embargo tienes que vivir y salir adelante despues de eso
hermosa entrada Alicia que tengas un lindo inicio de semana

Alicia Fernández dijo...

Si eso es lo que hay que hacer. Vivir y continuar hacia adelante. Gracias cookyta.. besos

Rafael dijo...

"...Y pasarán más horas y seguirás ahí. Y deberá resucitar la rosa congelada, el corazón herido y la vida en esa alma ausente..."
Un abrazo y feliz semana.

Rubén Opazo dijo...

Hermoso tu poema, alicia, algo triste para mi gusto. (Aunque tengo la impresión, sin ser depresivo, que hay algo bello ligado a la tristeza)
Gracias por tu comentario, aunque aún faltan unas 30 horas de trabajo para terminar ese dibujo.
Saludos y abrazos amiga.

Alicia Fernández dijo...

Gracias Rafael. Resucitar, esa es la clave
Abrazos.

Alicia Fernández dijo...

Gracias Rubén. La tristeza siempre esconde algo bello. Me gusta escribir de todo un poco. Saludos. Me quedó esperando al dibujo terminado.

Lourdes dijo...

Siii que bien explicado, uno siente tanto esa ausencia que es como si se evaporara. ¡Felicitaciones muy bello!
Un beso Lou

Alicia Fernández dijo...

Gracias lou. Si asi es la sensación. Besos.

guille dijo...

esas ausencias que inmovilizan.

no solo el cuerpo, la vida también.

Aurelio Cañizares D. dijo...

Hola Ali, hermoso, triste, aceptando la amarga ausencia...

Alicia Fernández dijo...

Te inmovilizan y te paralizan guille.

Alicia Fernández dijo...

Gracias Aure. Aceptandola sufriendo...

Julio Benavente Caballero dijo...

Precioso poema en el que se siente una gran nostalgia.
Desgraciadamente, la tristeza y el desamor son tremendamente creativos.
Ánimo y besos.

Alicia Fernández dijo...

Y la imaginación julio. Gracias por tus palabras. Besos.

Ariel dijo...

Hola Alicia, buenas tardes,
te cuento que busqué una entrada al azar y elegí ésta!
me dio mucha tristeza, tal vez es es un espejo, no sé...
hermoso poema, realmente sentido.

Antes que nada, muchas gracias por la visita,
ahora debo decirte que no sé si sabes que tengo dos blogs y en el que tú comentas los textos son un poco raros, tal vez quieras leer el otro,
digo esto porque al ver tu espacio no te veo muy dark! =) pero bueno en gustos no hay nada escrito, verdad?

un fuerte abrazo.

( si este mensaje lo notas inapropiado... por favor que no vea luz)

Alicia Fernández dijo...

Gracias por tu visita y comentario ariel. Pasaré por tu otro blog. Ninguna comentario es inapropiado. Todos vale. Abrazos.

Jose González dijo...

muy chulo... espero que esa melancolía se haya convertido en pasos hacia delante. un abrazo