domingo, 14 de octubre de 2012

Laberinto






Despierta... despierta...
Te susurra una voz al oído. De un sobresalto te incorporas y te encuentras en un lugar extraño, donde nunca antes habías estado, y a tu lado una mujer, la mujer que amas.
La preguntas que ocurre, donde estamos, pero ella solo te dice:
Es la hora, yo te ayudare a salir de aquí.
Antes de que puedas decir algo mas, la mujer desaparece.
Miras a tu alrededor, buscándola, llamándola, pero todo resulta vano,ya no esta.

Observas lo que hay a tu alrededor. Frente a ti hay una enorme pared, y a ambos lados un camino. Piensas, esto no esta pasando, es un mal sueño. Frotas tus ojos, los vuelves a abrir, y definitivamente, es cierto. Estas en un laberinto.
Decidido, te propones salir de allí cuanto antes.

Lo primero es elegir una dirección. ¿Izquierda o Derecha? Optas por lo primero que te viene a la cabeza, y resulta ser la izquierda. Vas avanzando y el camino se va haciendo cada vez mas suntuoso, lleno de piedras y barro. Al cabo de dos horas caminando, las piernas te empiezan a fallar, tienes sed y sueño. Así que decides tumbarte a descansar.
No llevas ni media hora durmiendo, cuando, de pronto te despierta una dulce melodía. Reconoces el instrumento, es un violín, su violín. Te vas guiando por el sonido, cada vez estas mas cerca de el, y, cuando estas a punto de llegar, aquella melodía desaparece.
Escuchas un fuerte ruido, algo que ha caído al suelo. Te acercas, y, efectivamente, encuentras el violín allí tirado.
Miras a tu alrededor, no hay nadie, tan solo percibes un olor, un perfume, ese perfume que tantas veces se puso ella para ti, mas desaparece al instante.

Continuas el camino como puedes, y al cabo de un rato, vuelves a escuchar el mismo sonido, la dulce melodía, esta vez esta justo detrás de ti. Te das la vuelta, y allí esta, tan hermosa como siempre. Se acerca y te habla.
Sigue viviendo y ama, yo te esperare el tiempo que haga falta, no tengas prisa. Sonríes, deseas besarla una ultima vez, pero cuando tus labios están a punto de rozar los suyos, desaparece.

Despierta... despierta...
Abres los ojos y encuentras a tu hija. Es la hora, te dice.
Al funeral asistió toda la familia y amigos. Fue una despedida como ella se merecia.
Cuando acaba, esperas a que todos se vayan.  Te acercas al ataúd, y mirando al cielo, le das las gracias.

13 comentarios:

Anna Soler dijo...

guauuuuuuuu puedo decir!!! pedazo de escrito nena, me ha gustado mucho
Besos

Aurelio Cañizares D. dijo...

Agradezco el relato que nos regalas, Ali, me gusta mucho...

Dolor, negación de alguna manera, de lo que ocurre, y haber perdido el norte, el guía, nuestro camino.

Bien, Ali, bravo...

Abrazos.

ANTONIO CAMPILLO dijo...

¿Sueño? ¿Realidad soñada? Nunca lo sabremos, siempre se extenderá un halo alrededor de este relato que lo envolverá en un inacabado laberinto que nos lleva a la nada.

Un fuerte abrazo, querida Alicia.

Rafael dijo...

Hermoso relato narrado en esa encrucijada del dolor, donde se amontonan los sentimientos en un laberinto indescifrable de preguntas sin respuesta y direcciones para ir.
Un abrazo.

Alicia Fernández dijo...

Me alegro que os guste. Muchas veces perdemos el norte y tenemos muchas direcciones para ir, sin saber cual sera la adecuada.

Cookyta C.C.N dijo...

Vaya amiga me sorprendes con esta nueva faceta, me encanto el relato, tiene mucho sentimiento!!

Lourdes dijo...

Vayaa que relato impresionante. Muchas gracias por compartirlo, cuanta razón tienes cielo. Te felicito

somel sumelca dijo...

Me gusto tu relato. Es como si lo vivieras, te atrapa profundamente.

Alicia Fernández dijo...

Gracias a todos. Me alegro que os guste. Besos

meryan fdez dijo...

me ha encantadoo!! me he metido dentro de la historia y cada parte la iba imaginando.. sigue asi!!

Cookyta C.C.N dijo...

bellisimo alicia!! desear estar soñando cuando la realidad supera la fantasia!!
me a encantado tu relato!!!
saludos hermosa

Hugo Jesús Mion dijo...

Me ha gustado mucho, aunque te deja temblando...se siente la angustia y el dolor, la pérdida...al final todo se aquieta, aparece la aceptación. Felicidades!

paneleck tronik dijo...

al seguir la lectura piensas en como podría terminar el laberinto, te felicito no me espera ese final.

Poema destacdo

Evan

Tu mirada azul llena de luz el universo entero. Tu pequeño cuerpo es tan grande como tu corazón. Es adorable verte dormir. Eres tierno,...

Poemas populares

Abro la puerta

a la esperanza...

como un Ángel

llena de luz

mi vida,

siento su presencia

y no dejaré

que se marche,

ya no...