domingo, 4 de noviembre de 2012

Sin mirar por mi




Llevo días sin escribir
días sin parar de trabajar
y una punzada de dolor
recorre mi espalda
y  me aniquila, me quema
ahoga mi respiración.
Apenas deseo levantarme
de la cama
pero la obligación
me llama, me reclama
y, aunque adoro mi trabajo
mi cuerpo también pide a gritos
un algo de descanso.
Trabajo por el bien de los demás
por poner un poco de orden
en sus fatigados cuerpos,
miro tanto por ellos
que en ocasiones me olvido
de mi misma,
de mi propio bienestar.

9 comentarios:

MAJECARMU dijo...

Esa consciencia de uno mismo es importante,Alicia...
Cuídate mucho,amiga.

Mi gratitud por tu cercanía
y mi abrazo grande siempre,compañera de letras.

M.Jesús

Lichazul dijo...

la responsabilidad a veces se hace una piedra demasiado pesada, y que olvidamos que debajo de ella existimos

hay que darse un recreo de vez en cuando
bien por este poema Alicia
el cuidado comienza con uno

abrazos

Anna Soler dijo...

Cuando una persona es tan entregada como tu, lo ultimo que hace es pensar en si mismo y eso te sucede, te vuelvas en los demas y no te paras a pensar que necesitas un respiro.
Relajate mi niña y trata de descansar porque lo tienes merecido.
Un super super beso

Rafael dijo...

Pues lo más importante es cuidar de uno mismo para luego poder entregar ese "todo" y sin reservas, a los demás.
Cuídate mucho Alicia, un abrazo y feliz domingo.

Verónica C. dijo...

Hay que cuidarse, escucharse y darse el merecido descanso, más cuando te das al otro.
Y te lo digo por experiencia.

Descansa, que te den un buen masaje y dale a tu cuerpo y mente lo que te pide.

Besos

ÉL y ELLA dijo...

No es suficiente entregarse al trabajo, como tu lo haces, por el contrario necesitas un buen masaje, para que tus músculos descansen, y puedan seguir dando todo,,cuídate,,,,besos.

Cookyta C.C.N dijo...

hay que escuchar al cuerpo Ali, hay que descansar un poco y tomarse un tiempo de relax, todo puede esperar..
hay un timpo para todo!!

besos amiguita!!

ANTONIO CAMPILLO dijo...

Pues a quien cuides, Alicia, no sabe lo que posee con tu ilusión y tu bondad. Trabajar para los demás y hacerlo con la ilusión con la que lo haces tú no es ni frecuente ni fácil.
Es normal que de vez en cuando tu cuerpo solicite un poco de oxígeno para poder respirar con más soltura.
Eres toda una mujer y me siento orgulloso de encontrarme entre tus amigos.

Un fuerte abrazo, querida Alicia.

Ilesin dijo...

El cuerpo es nuestro mejor medico es en la gran mayoría de las veces el que nos da pequeños toques de atención para que moderemos el trabajo y tomemos un pequeño descanso para recuperar y así volver a dar lo mejor de si. Un saludo.

Poema destacdo

recordando...

Hace un tiempo escribí este poema.  Lo único que deseamos es la paz en el mundo. Ojalá algún día suceda... Tengo sed de justici...

Poemas populares

Abro la puerta

a la esperanza...

como un Ángel

llena de luz

mi vida,

siento su presencia

y no dejaré

que se marche,

ya no...