lunes, 4 de febrero de 2013



Cada día tengo esa ilusión,
y me invade el deseo
de entrar en tu corazón.

Cada mañana me derrito por tu amor,
y no dejo de pensar
que quiero que me des tu calor.

Cada noche veo esa estrella,
y se que eres tu
porque es la mas bella.

Cada segundo pienso en ti,
y no puedo olvidar
que lo eres todo para mi.

10 comentarios:

Mariangeles Ibernón Valero dijo...

Pero que bonito. Tierno. Sensible y cargado de amor puro.
Cuando las palabras las empuja el corazón todo fluye y el resultado se puede comprobar aquí.
Mi beso....

Francisco del Río dijo...

Bueno,breve y sencillo. En este corto poema has expresado la esencia del amor hacia una otra persona.
Me encanta.
Un abrazo.

Anna Soler dijo...

Preciosa declaracion de amor.
Besazosss

TORO SALVAJE dijo...

:)

Que bueno que te sientas así.

Besos.

Gloria dijo...

Cada día descubro nuevos blogs
y sin duda hoy el tuyo
me ha recordado al amor.
Saludos desde Tenerife, seguiré visitando este espacio de palabras que aletean mi corazón.
Besos de gofio.

MAJECARMU dijo...

Una bella declaración,Alicia...Imagino que estará orgulloso de tus sentimientos.
Mi felicitación por ir marcando el tiempo,que aporta al poema un ritmo y una gran fuerza expresiva.
Mi abrazo grande y mi ánimo siempre,amiga.
M.Jesús

Ilesin dijo...

Mi querida Alicia me gusta ese sentimiento que pones en tus letras. Mi enhorabuena querida. besos

Rafael dijo...

Entonces, cada instante, es una perpétua comunión Alicia.
Un abrazo,

Ricardo Gonzalez dijo...

Ese Tú especial no? Saludos y bello poema.

Cookyta C.C.N dijo...

Muy romantico!!
siempre existe un amor así en el que no dejas de pensar , el que ilumina tus días!
...se que eres tú, por que es la mas bella!!

bellos sentimientos Ali un abrazo!

Poema destacdo

Mi refugio

Cuando mis labios necesitan tu boca; cuando mis dedos necesitan  tu piel; cuando cuando mi alma necesita tu caricia... Tu eres mi ref...

Poemas populares

Abro la puerta

a la esperanza...

como un Ángel

llena de luz

mi vida,

siento su presencia

y no dejaré

que se marche,

ya no...