viernes, 8 de noviembre de 2013

Me duele y me llora el alma, mujer,
cuando te veo y me cuentas sobre aquello que deseas,
que puedes tener, mas no te dejan.
¡No¡ No te lo permiten...
Observo tu rostro entristecido y las lágrimas
a punto de resbalar por tus mejillas
y siento tu sufrimiento, lo siento tan dentro mio,
que desearia poder darte yo aquello que tanto anhelas.

Que impotencia mas grande...

Lo que me consuela es encontrarme contigo,
regalarte un saludo y verte sonreír.
Eso es lo único que puedo ofrecerte,
pero marcho tranquila y con la sensación
de haber alegrado un poco tu día.



13 comentarios:

elisa lichazul dijo...

la empatía es un valor precioso , ojalá se cultivase a manos llenas

besitos

Rafael dijo...

Hay generosidad en esas letras.
Un abrazo.

Amapola Azzul dijo...

Muy hermoso y bello.
Un abrazo.

Narci M. Ventanas dijo...

Conseguir extraer una sonrisa de un corazón dolorido siempre es un buen comienzo para sanar heridas y llenar vacíos.

Besos

lobo dijo...

siempre he sabido que tu corazón sensible, es capaz de todo por tu generosidad hacia las personas que necesitan de un consuelo; tu alma sensible para escribir bonitos poemas, lo es también para acudir al llamado,,,besos querida amiga Ali.

Verónica Calvo dijo...

Un abrazo dado con el corazón, obra milagros.
Hay demasiadas mujeres a día de hoy que arrastran sus vidas en un rictus de imposibilidad.
Tremendo.

Gracias, Alicia, por tus palabras.
Me las llevo en el corazón.

Besos

Idolidia Glez dijo...

Exelente ! Aveces no esta en nuestras manos la solución pero si podemos hacer por sacarle una sonrisa a esa persona que lo necesita. Si lo logramos sentiremos la satisfacción del deber cumplido.
Bello amiga! Abrazos!

TORO SALVAJE dijo...

Una sonrisa sincera es un hermoso regalo.

Besos.

Ilesin dijo...

A veces el dolor es grande y uno no sabe como llevarlo, pero es justo en ese momento cuando un simple detalle cercano de un ser querido o amigo nos hace ver que nada es tan terrible que no se pueda superar.
Besos

ANTONIO CAMPILLO dijo...

la generosidad de quien conoce situaciones similares, las ha padecido y, quizás ha podido salir de ellas, es muy grande e incluso anhelante de poder transmitir su propia experiencia. Tu generosidad, Alicia, al poner de manifiesto deficiencias no queridas es igualmente tan inmensa que para cualquier persona que se sienta desalentada puede ser una pócima de salvación revivificante. La represión injusta, de la categoría que sea, siempre es perjudicial para quien la padece y degradante para quien la ejecuta.

Un fuerte abrazo, querida Alicia.

Luján Fraix dijo...

Dando nos sentimos felices, sintiendo a la par del otro ayudamos...
No todo el mundo puede hacerlo ni lo siente.
Un besito

Ariel dijo...

Hola Alicia, buenas tardes,
uuuuy, que triste,
la imagen que has elegido corona por completo el dolor de ésta entrada...

La compañía muchas veces sirve de consuelo.

Te deseo un maravilloso inicio de semana
un beso y un abrazo enorme

Maritza dijo...

Qué hermoso pensamiento hecho poema...
Faltan personas en el mundo que sientan así...faltan muchas!
Siempre es bueno estar presente y ocupado con el que sufre.

Felicito tus versos,amiga hermosa.

Besos!