martes, 12 de agosto de 2014

Guerras...

Se me congela la sangre
Con el terror de las guerras,
y mi mente no comprende
el motivo
de un arma contra un cuerpo
humano
ni después el disparo,
ni al final, su muerte.

Me arden los ojos
Ante la masacre sin escrúpulos
de unos niños
aún en desarrollo
y el dolor de la sangre
en sus miradas,
sabiendo su final inminente.

Se me desgarra el alma
Al ver el llanto de unos padres
que agonizan con su hijo
en brazos,
cerrados sus párpados,
cerrada su vida.

Mi corazón llora por dentro,
Sabiendo que unas vidas
expiran

Sin motivo alguno.