domingo, 24 de marzo de 2013

Psicología de un masaje








Es sabado por la mañama. Me visto y voy a preparar la sala. Enciendo las velas, caliento el aceite, pongo música de Enya que invita a la relajación y ambiento la sala con aroma de violetas. Salgo a buscar a mi primer cliente. Esta sentado en el sofá esperando para entrar. Le saludo y le invito a pasar. Mi primera impresión es la de un hombre de mirada triste, apagada. Le pregunto que tal se encuentra, me dice que tiene el cuerpo dolorido y que lleva con jaquecas desde hace varios años. Le digo que no se preocupe, que le intentare aliviar.  Se acomoda y comienzo el masaje. El aceite ya está caliente, lo vierto sobre mi mano y lo extiendo en su cuerpo frío, tenso, agarrrotado. Me empieza a contar una historia sobre su hijo pequeño, una historia que me conmueve profundamente, y que me hace darme cuenta de que el motivo de tantos años de jaquecas son debidas al sufrimiento por el que esta pasando. Le escucho en silencio, mientras deslizo suavemente mis dedos sobre su piel, con movimientos lentos pero intensos. Puedo leer con mis manos el lenguaje de su cuerpo. Relajo mi mente, y, a medida que avanzo, puedo sentir como le voy transmitiendo esa paz, esa serenidad que tanto necesita. Su cuerpo se va relajando hacia un mundo de bienestar físico y mental. Termino el masaje pasando mis dedos con suavidad sobre su cuerpo ahora renovado. Le cubro con la toalla y dejo que vuelva poco a poco a la realidad, pero una realidad muy diferente. Se levanta despacio, y veo a un hombre nuevo, con una mirada brillante, llena de luz y de vida. Me sonrie y me da las gracias por devolverle una parte de su vida.

22 comentarios:

Enrique Guisado dijo...

Como diría boris izaguirre que momentazo ...... bromas aparte.... que masaje.... y que descripción lo lleve a mi mente ..... magnífico.... besos Alicia ...

rodin lasmanos dijo...

Encantador masaje que desde aquí todos vamos a disfrutar, que paz y sensaciones, aceite oloroso, velas, luz tenue y sentir esas manos que nos ofrecen masajes. Me gustaría saber más sobre el placer de dar masajes y así al dar masajes a nuestro Cielo amado sentir mayores sensaciones placenteras. Gracias por esta paz renovada y experiencia sugerida.

Lichazul dijo...

es un relato que nos lleva a un escenario íntimo y relajado, donde el soltar los nudos de la rutina es urgente

abrazos y feliz semana

lobo dijo...

es el don especial que tienes querida amiga, cuando deslizas tu pluma por el papel escribiendo, o cuando tus manos se deslizan sobre la piel y realizas un masaje sanador, te felicito,,,besos.

paco kali dijo...

Que entrada más bonita, es una delicia
Me ha recordado tu relato a una buena
amiga que tiene un don, el de escuchar
apenas si te habla pero te escucha y
solo con la mirada y unos pequeños
gestos es suficiente, lo mismo que tu
protagonista con sus manos.
Un fuerte abrazo y te dejo con tus
masajes. . .

Amando García Nuño dijo...

¿Me das hora para tu consulta?
Enhorabuena por esa capacidad de introducir al lector en tus textos. Un abrazo.

Lourdes dijo...

El lenguaje de las manos es maravilloso. Lo has transmitido perfecto Alicia. Gracias por el relato. Un beso enorme.

Rafael dijo...

Es un masaje perfecto ese que describes y que devuelve a un hombre transformado, a partir de su propia experiencia, y por medio de unos dedos tan hábiles.
Un abrazo.

Jose González dijo...

Incleible descripcion... Cuanta paz !?

Maritza dijo...

mmm...qué delicia!...
Yo quiero...;)

Buenísimo,Alicia!
ABRAZOS MILES.
FELIZ SEMANA.

Citu dijo...

uy que descripción si eso se siente cuando tienes paz , un beso y te me cuidas

Ilesin dijo...

Querida Alicia entiendo muy bien lo que describes, y es una sensación de paz y a la vez de satisfacción, cuando logras que aquella persona que ha cruzado tu puerta y viene en busca de un alivio sale renovada y feliz, hay una parte de ti que siente que has realizado un alto en su camino para enseñarle que hay otra mirada, otro sentir y que con el tiempo todo alcanza su solución. Besos y una hermosa semana.

Amapola Azzul dijo...

Eso más que maseje es un milagro, besos,realizado gracias a tu sensilibildad y gran corazón. Abrazo.

Preciosa entrada, es bello trasmitir alegría y serenidad a otra almas, abrazo.

Este blog tiene eso, gracias.

Amapola Azzul dijo...

bella entrada, tan bonita como tus bellos sentimientos que habitan en tu corazón, abrazo.

Isaboa Del Sol dijo...

Me trasmitiste paz incluso a mi leyendote. La verdad es que tenemos dones que no vemos hasta que los sentimos asi de esa manera.Me encanta leerte de esta manera.Bss

Anna Soler dijo...

Paz y serenidad, un balsamo para quienes nos identificamos con tu escrito.
Me encanta
Besos

guille dijo...

Me atrae el ambiente que creas.

Un masaje para repetir.

Tienes que ser muy buena con las manos.

Ariel dijo...

Hola Alicia, buenas tardes,
mira, estuve sin internet el fin de semana, asi que me dediqué solamente a trabajar (remodelación de habitaciones) me duelen hasta las uñas...
necesito uno de esos pero doble
me reservas un turno? =)

Te deseo una gran semana
besitos

CLARIBEL dijo...

Sensación de paz y bienestar,
si es totalmente así cuando
uno emprende ese viaje de relax
total..
Sabes soy masajista, y lo
puedo vivir día tras día.
Es gratificante dar alivio a
los pacientes..
Un abrazo, bonito inicio
de semana...

ANTONIO CAMPILLO dijo...

Cierto, Alicia, muchas veces he tenido que someterme a técnicas de relajación musculares a causa, casi siempre, del stress. La circulación sanguínea, la actividad nerviosa y la tensión muscular desaparecen cuando, como dices, la técnica es la correcta. Me alegro que la protagonista sea tan eficiente en esta técnica.

Un fuerte abrazo, querida Alicia.

Hanna Xesco dijo...

Hermoso relato, has transmitido un masaje delicioso . Besos

MAJECARMU dijo...

Alicia,me alegro mucho por esa profesión...Tus manos tienen energía viva y la transmites de maravilla.
Mi felicitación y mi abrazo grande,compañera y amiga.
Feliz Semana Santa.
M.Jesús

Poema destacdo

Evan

Tu mirada azul llena de luz el universo entero. Tu pequeño cuerpo es tan grande como tu corazón. Es adorable verte dormir. Eres tierno,...

Poemas populares

Abro la puerta

a la esperanza...

como un Ángel

llena de luz

mi vida,

siento su presencia

y no dejaré

que se marche,

ya no...